Translation by Enzo Rodriguez

Desde que empecé mi carrera, he trabajado con una gran cantidad de animales con diferentes estructuras sociales, desde orcas y delfines hasta chimpancés, takins, zorro vinagre, leones e incluso elefantes. También he trabajado con muchos humanos, quizás el más complejo de todos, pero podemos estar de acuerdo en que todas estas especies tienen un tipo de estructura social completamente diferente. Debido a las relaciones a menudo complejas que estos animales tienen entre sí cuando entrenan animales sociales, hay algunas cosas que recordar.

A menudo, para nuestros blogs y nuestro grupo de Facebook, buscamos constantemente videos interesantes de capacitación / enriquecimiento para compartir en las redes sociales. Estos videos a menudo me inspiran a mí y a otros aquí en Zoospensefull, a pensar qué se puede hacer y hay multitud de formas de lograrlo. Si tiene un video de capacitación o enriquecimiento que cree que es realmente bueno, entonces compártalo en nuestra página de Facebook, Zoospensefull – Condicionando de una manera creativa. Algunos de estos videos son solo una instantánea de todo el proceso de capacitación y no siempre muestran las aproximaciones o el arreglo de antecedentes. Cuando veo algunos de estos grandes videos, especialmente sobre el entrenamiento de animales sociales, me pregunto qué pasos se han tomado para permitir que estos animales sociales dinámicos sean entrenados. En Kolmardens Wildlife Park, cuando acondicionamos a nuestros animales sociales, tratamos de centrarnos en la separación / activación desde el principio. En ciertas especies, esto es bastante sencillo, pero en algunas especies puede ser muy difícil.

Los zorro vinagres son animales muy tranquilos. Son un pequeño miembro de la familia canida que se encuentra en gran parte de Sudamérica al este de los Andes. Son las especies degáridosmás sociables de América del Sur y tienen una estructura social interesante. Cuando pedimos una llamada y todos acuden a nosotros, están muy tranquilos y realmente no luchan por la comida. Lo que plantea la pregunta, ¿Lo entrenamos bien o solo es parte de su dinámica social?

Recientemente leí un libro titulado ¿Somos lo suficientemente inteligentes como para saber cómo son los animales inteligentes? Por Frans de Waal. En su libro, se explican un par de interesantes proyectos de investigación, uno de los cuales trata sobre la cooperación en la alimentación de chimpancés. Todos sabemos que los chimpancés son animales muy sociales y es parte de su mecanismo de supervivencia. En el experimento, agregaron tubos contra las barras de la exhibición, la idea era replicar una termita u hormiguero. Añadieron tantos tubos como el número de animales. El primer paso fue que los chimpancés comprendieran cómo funcionaban los dispositivos, lo cual no tomó mucho tiempo. El siguiente paso fue que los investigadores comenzaron a quitar un tubo cada día. Sorprendentemente, los chimpancés comenzaron a compartir los otros tubos, cada uno de ellos esperó su turno para comer, una estructura de alimentación social muy cooperativa. Me sorprendió al leer esto, ya que mi relación de trabajo anterior, veía animales que luchaban por la última pieza de refuerzo. Esta historia cambió mi proceso de pensamiento acerca de cómo puede funcionar un grupo social de animales, especialmente uno sobre el que tenía nociones preconcebidas.

Las orcas también tienen una estructura jerárquica muy fuerte. Al trabajar con estos magníficos animales, descubrí que debes tener un cuidado extraordinario a quién darás el último refuerzo en el grupo. Esto es tan sensible que incluso cuando estás en el otro lado de la piscina, los animales saben exactamente quién se llevó la última mano llena de peces y atacarán si era el animal sumiso. Es un proceso muy delicado y si un entrenador aún no lo sabe, puede ser la razón por la cual un animal sea desplazado.

Cuando se condiciona a un grupo de animales, debemos prestar mucha atención a más que a los patrones de alimentación. Digamos que le pedimos a un grupo de capuchinos que vengan a nosotros, pero 1 o 2 animales en el grupo no responden a la señal. Podemos decir que estos 2 son incorrectos y los otros correctos, así que los refuerzo. Sin embargo, si pensamos en esto por un segundo, podríamos estar reforzando los animales correctos para mantener alejados a los otros 2. Esto ocurrirá en estructuras sociales fuertes con mayor frecuencia que cuando tienes individuos solitarios como tigres o leopardos de las nieves. Una situación similar podría ocurrir en las separaciones cuando le pedimos a todo un grupo que se separe y algunos animales se queden atrás. Puede ser que otros animales les digan que se queden y que no vengan con el grupo. Aquí es donde se convierte en un desafío para los entrenadores, porque ahora tenemos que empezar a reducir el problema y descubrir qué animal está influyendo en las decisiones de los grupos. Este no es necesariamente el líder de la jerarquía, un animal no tiene que estar a cargo para ser dominante.

En Kolmården Wildlife Park tenemos un grupo de 4 rinocerontes blancos del sur, 1 macho y 3 hembras. Lo que sucede la mayoría de las veces cuando damos una señal para que nos acerquemos, las hembras son las primeras y el macho es el último o no llega. En las ocasiones en que el macho venga, será expulsado y su posibilidad de refuerzo desaparecerá. El gran problema es que, con el tiempo, asociará esta experiencia negativa como consecuencia de la llamada sobre el comportamiento. Una posible solución era que pidiéramos a las hembras que fueran primero y se retiraran. Esto le daría al hombre más posibilidades de éxito y, además de eso, podemos volver a construir su confianza nuevamente, lo cual es necesario para aumentar su tasa de éxito. Eventualmente, queremos trabajar hasta el punto en que podamos tenerlos a todos en una señal nuevamente. Es importante tener en cuenta que cuando tenemos a todos los rinocerontes en el área trasera, es cuando más refuerzos tienen, cuando están juntos. Esto les enseñará que cuando se aceptan entre sí obtienen más.

A lo largo de los años, he visto grupos funcionales y grupos menos funcionales. Demasiados machos en un grupo, podrían resultar en animales que se han colocado juntos pero que no trabajan juntos o en un grupo que requiere el manejo diario de la agresión. A veces, sin embargo, no podemos separar los grupos de solteros, el desafío es hacer que funcione. Existen varias técnicas para usar, pero la más importante es hacerles entender que estar juntos es algo bueno. Cuando el equipo de entrenamiento es muy bueno con su comunicación, los animales realmente nos ayudarían con lo que queremos de ellos. Cuando los animales entiendan, “si hacemos esto juntos, tenemos una mayor posibilidad de refuerzo”, tratarán de trabajar juntos, lo que ayuda a la gestión social del grupo. Algunos animales son más fáciles de entrenar que otros. Pandas rojos, por ejemplo, tenemos tres en Kolmården Wildlife Park. Los pandas rojos no tienen una estructura social como muchas otras especies, pero exhibir una pareja juntos los coloca directamente en un entorno social. Estamos en el punto donde los entrenamos a la estación. La razón es que hay un cuidador para los tres animales. Hemos encontrado que cuando los animales tienen su propio lugar para comer sin ser desafiados, están más tranquilos en su exhibición. Les pedimos que vengan a su estación, agregamos el refuerzo, excepto a uno, este será el  individuo que será entrenado. Esto funciona muy bien y no parece molestar a ninguno de ellos, todo el proceso es tranquilo y fácil.

En nuestro departamento de aves, tenemos dos grupos de halcones Harris. Los halcones de Harris son una de las pocas aves rapaces que cazan juntos en manada. Tenemos 8 halcones en total pero separados en subgrupos. Los entrenamos usando una estrategia diferente, utilizada principalmente en el campo de los mamíferos marinos. Un ave prefiere la compañía de otro conspecífico, así que elegimos cuidadosamente quién debería estar con quién y cambiando lentamente la cooperación entre las aves. Cuando entramos en la exhibición, tienen que ir a su puesto y luego esperar a ser entrenados. A continuación, le pediremos a un pájaro que venga a que le entrenemos. En la demostración, hay una parte donde los grupos pequeños vuelan juntos y van a diferentes estaciones y vuelven a casa. Con el tiempo correcto de refuerzo, tenemos un grupo bien establecido de halcones que se aceptan unos a otros para comer en una posición segura.

He estado en contacto con Ryan Cartlidge, un apasionado entrenador de animales de Nueva Zelanda que es el dueño de la Academia de Entrenamiento de Animales. Produce fantásticos podcasts sobre temas interesantes. Los escuché a menudo y le sugiero que los revise. Un podcast que se destacó para mí fue el entrenamiento de grupos de animales por Bianca Papadoloupos. Un gran podcast donde Bianca Papadoloupos toca un par de aspectos importantes de la capacitación de grupos sociales. Uno de ellos es el estacionado y la estructura; Ser blanco y negro es uno de los factores clave.

La gestión social es importante pero difícil, nunca sabemos exactamente cuáles serán los desafíos. Cuando entrenamos, tenemos que seleccionar cuidadosamente los animales que trabajarán bien juntos y comenzar a trabajar a través de cualquier problema potencial que surja. Por lo tanto, necesitamos agudas habilidades de observación y una comprensión adecuada de las especies y sus estructuras sociales. Esto tendrá un impacto en el poder de su refuerzo y cuando se realice una observación adecuada, nuestra tasa de éxito en el entrenamiento de los animales es mucho mayor. Recuerde que cada grupo de animales es diferente a su manera y la estructura social siempre está cambiando.

¡Buena suerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.