Translation by Enzo Rodriguez

¿Quién se capacita y quién tiene el control? Es un negocio común en el entrenamiento de animales. Sucede frente a tus ojos sin que te des cuenta. Me sorprendió cómo las orcas lo hacen cuando estaba trabajando con ellas. Podrían alejarte de tu objetivo y llegar al punto en que te tenían haciendo exactamente lo que querían. Los elefantes son otra especie que también están muy cerca de hacerlo.

Los entrenadores en nuestro establo de elefantes me dijeron que los elefantes planean con anticipación. Fue interesante escuchar y lo que quería saber era qué podrían planear? ¿Planearían cómo podrían obtener el mejor refuerzo de mí? ¿O planearían no cooperar en absoluto? Una vez hice una sesión de entrenamiento de recuerdo con nuestro gran toro asiático, su nombre es Tonsak. Tiene más de 4000 kg y 19 años.

Tenemos varios corrales en los que lo alojamos, y de vez en cuando estará con el rebaño. En un momento estaba en uno de los corrales grandes, así que decidí intentar un retiro con él. Quería un pequeño desafío e intenté escabullirme antes de la sesión, pero por muy callado que estaba, me descubrió demasiado pronto. Me enriquecí un poco con los elefantes, algunas grandes cajas de alimentación, casi imposibles de ocultar. Me vio venir y no pude desviarme. Tratando de fingir que no pasaría nada con mis grandes dispositivos de enriquecimiento, me senté mientras él se acercaba y simplemente me miraba. Lo que estaba pensando no lo sé, pero definitivamente sabía que iba a darle algo. También traje el dispositivo de recuperación, un pequeño tambor africano. Si los elefantes son tan inteligentes como dicen que son, entonces él sabía lo que estaba haciendo. Esperé y esperé hasta un punto en el que se dio la vuelta y caminó hacia el otro lado, pero se detuvo después de 5 metros. Parecía que todavía estaba concentrado en mí, pero no estaba segura. Decidí recordar y reforzar con los dispositivos de enriquecimiento que traje conmigo, este fue el momento en que me lo confirmé a mí mismo, Tonsak me acaba de entrenar.

Tenemos que prestar mucha atención a los animales que entrenamos. Tenemos que retomar nuestras respuestas a los animales y nuestros patrones. Quiero decir, un animal que mantiene el control y obtiene exactamente el mismo refuerzo, después de exactamente el mismo tiempo una y otra vez, se aburrirá más temprano que tarde. Cuando el animal se da vuelta y quiere irse porque es aburrido, algunos de nosotros decidiremos volver a llamar al animal de inmediato. Esto rompe el patrón de refuerzo y podría tener un mayor refuerzo para el animal, debido a la variación y la atención diferente que se le da al animal en ese momento. Hay muchos más ejemplos, pero espero que esto lo explique.

Dejar que los animales nos entrenen también se puede hacer a propósito. Trabajando durante un par de años con orcas, aprendí a hacer esto. En este punto estaba trabajando con Orcas en España. Tenían dos animales magníficos en su grupo, Kohanna y Skyla. Les encantaba jugar y se dedicaron rápidamente a hacerlo. Pasé las ventanas y nadaban conmigo, las miré y me detuve. Dejaron de nadar y se quedaron conmigo, sin que yo les pidiera que lo hicieran. Encontré algunas hojas en un jardín cercano y las usé para deslizarme por la ventana como algo de enriquecimiento. Comenzaron a abrir la boca y a hacer ruidos. Chorrearon y yo los moví cada vez que lo hicieron. Descubrieron que podían hacerme mover las hojas. Hice todo lo posible para ser lo más creativo posible, pero no fue una tarea fácil. Después de 20 minutos jugando, tuve que dejarlos, pero fue una experiencia increíble e interesante haber tenido con las chicas.

Los entrenadores tenemos que observar y reconocer rápidamente quién lidera nuestras sesiones. Esto no es solo para la progresión del aprendizaje, sino también para la seguridad de nosotros mismos. Los animales son muy observadores y son mucho más inteligentes de lo que pensamos. Si lo miramos desde el punto de vista de ABC, el elefante que queda es la señal (A), los entrenadores que lo llaman de regreso son (B) comportamiento, los entrenadores que lo refuerzan inmediatamente después son (C) refuerzo. No es fácil de reconocer, pero si lo sabes, puedes resolverlo.

Esto también puede ir al revés. Recuerdo que una vez estuve en una clínica veterinaria donde el veterinario tuvo que sacrificar a un perro porque era agresivo para el dueño. Explicó que el perro se sentaría sobre su pie, cada vez que el dueño se moviera, el perro gruñiría como precursor de la agresión. Con el tiempo, esto se ha intensificado tanto que el perro estaba entrenando al dueño de manera extrema y peligrosa. Cuando los animales obtienen el control de la manera incorrecta, la agresión dominante comienza a regir nuestras sesiones.

Entonces pregúntate de vez en cuando, ¿quién está entrenando a quién aquí?

¿Cuál es la posibilidad de que un animal regrese una vez que se haya ido y grites su nombre justo después? Muy pequeño, ¿verdad? ¿Qué pasa si el animal sabe y le das una respuesta al comportamiento que te muestra? Nunca lo sabemos realmente. Tenemos que mirar el comportamiento futuro y ver si esto aumenta o disminuye.

Si nos volvemos muy buenos para reconocer estos comportamientos, podemos tener más sesiones de entrenamiento ‘fuera de la caja’ y dejar que los animales nos entrenen a propósito. De repente, el entrenamiento se convierte en juego y esto solo fortalecerá nuestras relaciones. En este punto, solo tenemos que ser creativos y no caer en patrones. Como todos sabemos, ¡a los animales les encanta jugar!

Categories: Uncategorized

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: