Dra. Isabella Clegg, Especialista en Bienestar Animal

El “bienestar animal” ahora se incluye en la mayoría de las declaraciones de misión del zoológico, esta presente en las campañas de activistas y en las agendas gubernamentales, y es una prioridad para los cuidadores de animales, todo lo cual debe considerarse un gran progreso. 

Pero a medida que aumentan las demandas de evidencia de que los animales están experimentando un buen bienestar, la pregunta a la que se enfrentan muchas instalaciones es: ¿cómo lo medimos?

Mi nombre es Dra. Isabella Clegg, y soy científica del bienestar, lo que puede darles algunas pistas sobre cómo podemos abordar la medición del concepto subjetivo de bienestar. Sí, eso es correcto, ¡la ciencia tiene (algunas de) las respuestas! 

A través de mi trabajo, viajo por todo el mundo para realizar evaluaciones de bienestar de los animales del zoológico, mejorar la administración y ayudar a los cuidadores a monitorear los estados emocionales de los animales en tiempo real. En este artículo, explicaré los conceptos básicos de la ciencia del bienestar, dónde estamos con la evaluación del bienestar animal del zoológico, y cómo los cuidadores pueden usar estas técnicas para garantizar que sus animales experimenten un bienestar general positivo.

¿Qué es el bienestar?

Como algunos de ustedes saben, históricamente el bienestar animal ha sido difícil de definir. En el pasado, solía haber tres campos de definición: funcionamiento biológico, comportamiento natural y sentimientos. El primero dijo que el bienestar era qué tan bien funcionaban los sistemas fisiológicos y de comportamiento del animal. La segunda definición fue que el buen bienestar solo podría lograrse si el animal estaba realizando todos sus comportamientos naturales; y el tercero apoyó la idea de que el bienestar animal depende de cómo se siente el animal.

Es este último enfoque “basado en sentimientos” el que recientemente se ha convertido en el modelo de bienestar más aceptado. Esto no significa que la salud y el comportamiento natural no sean relevantes, sino que simplemente establecen que el bienestar solo se ve afectado cuando el animal se siente bien o mal; por ejemplo, un tumor sin ningún tipo de dolor o comportamiento asociado a la enfermedad no se consideraría que afecte el bienestar. El bienestar es el equilibrio entre los estados afectivos (emocionales) positivos y negativos de un animal. 

Evaluaciones de bienestar

Entonces, suponiendo que no todos somos auténticos, Dr. Doolittles, ¿cómo sabemos lo que se siente un animal? La respuesta es que nunca podemos saberlo exactamente, pero podemos recopilar mucha información de una variedad de disciplinas que pueden ayudarnos a hacer una suposición educada. La medición de sentimientos o emociones implica tres dimensiones principales: de comportamiento, fisiológicas y cognitivas, por lo que cualquier evaluación de bienestar (grupo de medidas de bienestar) debe incluir múltiples medidas de cada categoría. Las evaluaciones deben usar estas ‘medidas basadas en animales’ tanto como sea posible, complementadas con algunas ‘medidas basadas en recursos’ también, es decir, un indicador de bienestar indirecto basado en los recursos proporcionados, como el tamaño del recinto o la composición de la dieta.

Medición del bienestar en la configuración del zoológico

Como algunos de ustedes trabajan en zoológicos y acuarios, es posible que ya estén pensando en algunas de sus especies y se estén preguntando qué aspecto tendrá para ellos una evaluación de bienestar. Entonces podría estar pensando que hay tan poca investigación sobre su especie que sería realmente difícil saber qué medidas de bienestar elegir. O puede trabajar con una especie que está más abajo en el orden jerárquico cognitivo y así nadie acepta que incluso puedan tener emociones. O bien, podría estar trabajando con algunos animales que no puede ver en sus recintos durante la mayor parte del tiempo. Todos estos factores son relevantes y podrían limitar el alcance de sus medidas, pero aun así podrá comprender mejor la calidad de vida de los animales mediante el desarrollo de algún tipo de evaluación de bienestar, aunque sea básico: el monitoreo regular es la clave para evaluar y evaluar mejorando el bienestar.

Regular monitoring, especially of behaviour, is crucial to measuring and improving welfare. Photo credit: Beluga Whale Sanctuary 

Los factores enumerados anteriormente son solo algunas de las ‘Variables del entorno del zoológico’ que los cuidadores dedicados, como ustedes, deben enfrentar al intentar recopilar datos de los animales. Otro factor importante es el hecho de que el público suele estar presente y alrededor del recinto, lo que puede afectar su capacidad para evaluar el bienestar. El gráfico a continuación muestra más de estas variables a considerar cuando se desarrolla una evaluación de bienestar y cómo interactúan.

There are many ‘Zoo Environment Variables’ that impact the potential for assessing the welfare of a zoo species (Clegg, 2018). 

Comprender y medir el bienestar animal puede parecer una tarea desalentadora, especialmente en zoológicos donde hay muchos animales y diferentes factores en juego. Idealmente, los zoológicos deberían asociarse con universidades para desarrollar proyectos en los que los estudiantes puedan participar y desarrollar evaluaciones para ciertas especies’. Estos tipos de colaboración son altamente recomendables ya que pueden ser mutuamente beneficiosos para todos: los zoológicos obtienen una comprensión sobre el bienestar de sus animales, las universidades producen un trabajo significativo en las especies menos estudiadas, y los resultados pueden ayudar a mejorar el bienestar de los animales mismos. Por ejemplo, realicé un experimento de bienestar en animales ” sesgo cognitivo ‘, que es básicamente si juzgan de manera optimista o pesimista. Curiosamente, esta es una prueba clave para el bienestar, los animales optimistas generalmente se encuentran en un mejor bienestar, mientras que aquellos que son más pesimistas tienden a estar en un bienestar más pobre. Hice una charla TEDx sobre los hallazgos de este experimento con delfines, ¡y cómo podría incluso ayudarnos a entender nuestro propio bienestar!

Los cuidadores de animales desempeñan un papel activo en tales proyectos científicos, ya que pueden proporcionar un conocimiento invaluable sobre los comportamientos y hábitos de los animales. Para terminar, veo algunas de las otras formas en que los cuidadores pueden ayudar a medir el bienestar.

¿Qué pueden hacer los cuidadores para medir el bienestar?

Los cuidadores de animales son actores clave en la medición del bienestar por una simple razón: ¡conocen a los animales y su entorno  mejor! A continuación hay algunas maneras en que los cuidadores pueden ayudar:

Comience a recopilar regularmente datos de comportamiento

Para muchos animales, las medidas de comportamiento serán las más informativas sobre el bienestar. Como sabemos, el comportamiento puede variar entre grupos, individuos y también con el tiempo. El monitoreo regular del comportamiento de los animales en su “tiempo libre” puede dar inmediatamente una mejor comprensión de cómo se sienten y cómo perciben su entorno. Para empezar, un comportamiento simple, uno que es fácil de vincular con el bienestar, es el juego o el comportamiento de afiliación. Para medirlo, observe a los animales cada día durante un tiempo determinado y anote cuando vea una secuencia de juego.

¿Y si tus animales no son del tipo de juego? Otro indicador de bienestar interesante para comenzar a grabar es el comportamiento anticipatorio. Esta es la actividad realizada por el animal en preparación para un próximo evento predecible. La alimentación es el contexto más común en el que verá un comportamiento anticipatorio, pero otros ejemplos incluyen la apertura de la puerta o el acceso al enriquecimiento y los interlocutores sociales. Un cierto nivel de anticipación es bueno, ya que muestra que el animal percibe positivamente el próximo evento, pero una cantidad excesiva indica que su entorno no los está estimulando lo suficiente: menos oportunidades en su cercado significa que se centrarán más en esas recompensas predecibles. Para medir el comportamiento anticipatorio, primero desarrolle una definición estándar para el patrón de comportamiento en sus animales.

Formación

La experiencia de entrenamiento puede, por supuesto, mejorar el bienestar de sus animales, pero ¿sabía que también es una parte crítica para medir su bienestar? Las evaluaciones de bienestar incluyen muchos indicadores fisiológicos y relacionados con la salud, y medirlos requiere la cooperación de los animales. Los siguientes son algunos ejemplos de cómo la formación de comportamientos de manejo puede llevar directamente a la recopilación de importantes datos sobre el bienestar: muestreo de saliva para los niveles de cortisol; posicionamiento del cuerpo para puntuación de condición corporal; Presentaciones de pie u ojo para comprobar la presencia de enfermedades o lesiones. 

Organiza tus registros

La evaluación de bienestar implica observar muchos tipos diferentes de datos, a veces durante un largo período de tiempo. Esto significa que si los registros se organizan de manera lógica y clara, es más probable que los asesores, y de hecho los encargados, puedan reconocer el bienestar de los animales. Para cada tipo de registro recopilado, la hoja de cálculo debe ser la misma, por ejemplo, todos los análisis de sangre ingresados ​​en el mismo lugar, bajo los mismos encabezados de columna si los registros se remontan a años. De esta manera, será mucho más fácil  utilizar los datos que el equipo ha puesto tanto esfuerzo en recopilar. Y, en esta época, cualquier cosa que pueda digitalizarse debería ser para ayudar con el análisis.

Bienestar en la naturaleza

Dado que el bienestar se define como lo que siente un animal, también existe y puede medirse para los animales en la naturaleza. Esto tiene una serie de ventajas para los proyectos de conservación, ya que la información de bienestar individual a veces puede ser más significativa para las amenazas en tiempo real que las estadísticas a nivel de población, y también ayuda al público a conectarse mejor con los problemas. Los zoológicos tienen un papel destacado que desempeñar en esta nueva aplicación de la ciencia del bienestar, ya que actualmente son el único entorno donde se desarrollan las evaluaciones de bienestar para las especies de animales salvajes.

The welfare of wild animals can also be measured, and can improve our conservation efforts in certain contexts. Photo credit: Patagonia Projects 

Espero que este artículo haya ayudado a explicar los fundamentos de la medición del bienestar y lo que puede hacer para involucrarse. El bienestar es simplemente un balance de estados afectivos positivos y negativos, es decir, cómo se siente el animal: ¡por lo tanto, puede ser medidas en animales cautivos y salvajes por igual! Se evalúa combinando muchos tipos diferentes de medidas, principalmente conductuales, fisiológicas y cognitivas. El entorno del zoológico presenta algunos desafíos para evaluar el bienestar, pero los cuidadores del zoológico son los protagonistas clave aquí: pueden recopilar con regularidad datos significativos, entrenar comportamientos de manejo con los animales, organizar sus registros y aconsejar a los científicos cómo diseñar investigaciones relacionadas con el bienestar.

Enlaces y más información:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.